Reducción de la deuda: la inflación y el crecimiento fueron los motores

El desendeudamiento no es un fenómeno nuevo, muchos países lo han hecho, aunque no todos del mismo modo. En EE.UU., al término de la Segunda Guerra Mundial la deuda pública llegó al 120% del PBI. Sin embargo, en sólo 15 años la relación deuda a PBI bajó al 40%. Esto se logró en un contexto en el que el país siguió emitiendo deuda para refinanciar los vencimientos, a pesar de que había déficits fiscales.

Un estudio reciente del FMI muestra que la clave que explica el desendeudamiento en ese período en EE.UU. fue una combinación de moderadas tasas de crecimiento e inflación, que en promedio fueron del 1,4% y 3%, respectivamente.

La Argentina ha logrado una importante reducción del peso de la deuda pública en los últimos años. Tras la reestructuración de mediados de 2005, se logró una quita de unos u$s 65.000 millones (35% del PBI), y la deuda pública se redujo al 72,8% del PBI. Seis años más tarde, a fines de 2011, la deuda pública bruta disminuyó al 41,7% del PBI.

Mientras algunos sostienen que la mayor parte de esa disminución se explica por las altas tasas de crecimiento, otros destacan la importancia de la apreciación real del peso o el rol que tuvo la manipulación del CER por la subestimación de la inflación, mientras que algunos hacen hincapié en el papel del superávit fiscal.

Recientemente realizamos un estudio para cuantificar el efecto que tuvo cada uno de estos factores en la reducción en el peso de la deuda pública bruta respecto del PBI entre fines de 2005 y fines de 2011.

La conclusión es que en el caso argentino tanto el crecimiento del PBI como la inflación fueron los principales factores que contribuyeron a reducir el tamaño de la deuda respecto al PBI nominal. Por otro lado, la manipulación del CER, a pesar del daño que generó, tuvo un rol más pequeño.

En efecto, nuestros cálculos indican que el crecimiento del PBI real fue el factor que más contribuyó a reducir la carga de la deuda tras la reestructuración de 2005. En efecto, el crecimiento del PBI real en el período, equivalente a una tasa anual promedio del 5,6%, generó una disminución en la relación deuda a PBI equivalente a 16 puntos porcentuales, lo que representa aproximadamente la mitad de la disminución total.

La inflación fue el segundo factor que contribuyó al desendeudamiento, y que explica cerca de unos 15 puntos de caída en la relación deuda a PBI. En nuestros cálculos utilizamos el deflactor del PBI, una medida de inflación más amplia que el IPC y que durante esos años fue menor, ya que en promedio por año se ubicó en un 16,5%.

La inflación ayudó de dos maneras a mejorar los números de endeudamiento. Primero, redujo el peso de la deuda en moneda extranjera, gracias a que hubo una fuerte apreciación del tipo de cambio real, ya que la depreciación nominal del peso fue en promedio alrededor del 6% anual y se mantuvo muy por debajo del 16,5% anual de inflación. Este efecto explica 10,1 puntos de la reducción en la relación deuda a PBI, o cerca de un tercio de la reducción total.

El segundo mecanismo es a través de la deuda en pesos ajustable por CER. Recordemos que tras la reestructuración de 2005, una porción importante de la deuda comenzó a ajustar por dicho índice. Dado que el índice CER subió mucho menos que el deflactor del PBI, por este efecto hubo una caída en la relación deuda a PBI equivalente a «apenas» 5 puntos porcentuales. Es decir, el «efecto CER» explica cerca del 16% de la reducción total en el peso del endeudamiento.

Un hecho sorprendente es que el resultado fiscal tuvo muy poco impacto en la reducción del peso de la deuda, ya que años de superávit fiscal fueron seguidos de años de déficit fiscal. De modo tal que el superávit primario alcanzó para pagar los intereses de la deuda, pero no dejó recursos adicionales para reducir el peso de la deuda, ya que el superávit fiscal en el período fue cercano a cero. Como consecuencia, el superávit fiscal no tuvo un efecto significativo sobre el peso de la deuda.

Mirando hacia adelante, si suponemos que la economía ya no va a crecer a «tasas chinas», que el proceso de apreciación del tipo de cambio real tiene que ser al menos atenuado o incluso revertido, que los superávits fiscales ya pertenecen al pasado y que la deuda con CER ya es muy pequeña, es difícil pensar que el proceso de desendeudamiento siga siendo tan fuerte como hasta ahora. De cualquier manera, dado que la deuda «neta», que excluye la deuda intra-sector público, representa apenas el 18% del PBI, esto no debería ser un problema.

(*) Economistas de Ecoviews.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.