Los dioses griegos también sufren los dilemas de los CEO

La noticia podría tener más de veintiséis siglos. Pertenece a la mitología griega y, según afirma la versión de Platón en Protágoras, se produjo un grueso error de administración de los recursos, del mismo modo en que puede suceder en nuestros días.

Según la versión platónica, puesta en boca de Protágoras, aún no existían sino sólo dioses y fue entonces que a Zeus -el CEO del conjunto de divinidades- se le ocurrió que había que fabricar seres mortales. Encargó la tarea a Epimeteo y a Prometeo, proveyéndolos de materias primas básicas, tierra, fuego, más todo otro ingrediente que fuera combinable con aquellos elementos.

Los proyect leaders tomaron, como primera medida, distribuir sus funciones. Epimeteo pidió a su compañero que le permitiera a él administrar el reparto. "Una vez yo haya hecho la distribución, tú la supervisas", le dijo. Prometeo aceptó el pedido y Epimeteo puso manos a la obra.

Así fue como tuvo en cuenta diseñar seres que pudieran compensar debilidades con fortalezas. Quienes tenían fuerza carecían de rapidez y viceversa, para mantener el equilibrio de supervivencia. Si eran pequeños, las dotaba de alas para huir o refugiarse; si eran grandes, el propio tamaño los preservaba.

En cualquier caso, tomaba la precaución de que ninguna especie pudiera ser aniquilada, incluyendo la prevención térmica, mediante la piel de abrigo o grasa, al estar expuestos al excesivo calor o frío en las zonas que habrían de habitar.

A quienes les era permitido alimentarse de otras criaturas, les concedió gran fecundidad para perpetuar la especie. Una obra de ingeniería genética compleja e importante.

Epimeteo, sin embargo, no distribuyó adecuadamente los recursos, lo cual fue advertido por Prometeo al cumplir su papel de supervisor. Al analizar los resultados, comprueba que Epimeteo había equipado muy bien a los animales, agotando todos los recursos de los que disponía, pero quedaron pendientes los seres humanos, quienes quedaron desnudos, sin abrigo e inermes ante cualquier contingencia.

El plazo para la inauguración de las especies estaba a punto de vencer, por lo que había que tomar una rápida decisión para salvar al hombre. Prometeo comete un ilícito. A él no le estaba permitido entrar en la mansión de Zeus, pero lo hace furtivamente y llegó a los recintos de Atenea y Hefesto, quienes practicaban la sabiduría de las artes y el poder del fuego. Robó ambas virtudes y se las regaló al hombre, a partir de lo cual éste pudo reconocer a los dioses, erigir altares, articular palabras, erigir viviendas, tejer vestidos y fabricar calzado.

Pero faltaba algo: no lograban convivir y, por estar dispersos, eran presa de las fieras, por lo que Zeus, ante el hecho consumado, decidió enviar a "Hermes para que llevase a los hombres el pudor y la justicia, a fin de que rigiesen las ciudades la armonía y los lazos comunes de amistad".

Prometeo, como es de público conocimiento, fue condenado al padecimiento eterno por ladrón, pero si no hubiera sido por él, según la mitología griega, la raza humana se hubiera extinguido por completo.

Es la primera vez según se tiene registro, pero no la última, donde los recursos de un emprendimiento -sea una fábrica, un astillero, una empresa- se concentraron en aquellos elementos que son ajenos a la raza humana, quedando ésta relegada al último lugar a pesar del habitual eslogan: Nuestro mayor activo es nuestra gente.

No obstante, a menudo aparecen un Prometeo, un Zeus inteligente o un Hermes que se ponen el sayo para salvar la situación.


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.