El "dólar Moreno" a 6 pesos disparó el entusiasmo de inversores por los bonos atados a la suba del billete verde oficial

El despegue del dólar marginal, que pasó prácticamente sin escalas de $6,80 a $7,92 en cuestión de días, concentra la atención de muchos argentinos que buscan alguna forma de dolarizar sus carteras de inversión y obtener un rendimiento positivo.

Frente a ello, diversos analistas e inversores atribuyen la suba del blue a distintos factores entre los cuales se encuentran:



El aumento estacional en la demanda de dinero, tanto en pesos como en dólares.

Las restricciones que impone la AFIP para la compra de divisas para turismo.

La fastuosa emisión monetaria de diciembre ($40.000 millones). 

La liberación del pago del Impuesto a las Ganancias en el segundo medio aguinaldo del 2012. 

La escasez de alternativas de inversión que puedan vencer a una inflación real del 25%.



Pero este panorama turbulento no sólo es privativo para el caso del dólar paralelo. También se agitaron las aguas por el lado del valor oficial, luego de que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, afirmara que "no sería descabellado pensar un dólar de 6 pesos a fin de año", una declaración que le quitó cierto halo de misterio a la estrategia silenciosa que ha caracterizado al Gobierno K en cuanto a la evolución del tipo de cambio. 



Esas palabras fueron clave ya que, si se toma como referencia ese valor para el billete oficial, se puede concluir que el ritmo devaluatorio del 2013 no será del 15 o 18% como se esperaba, sino que se ubicará varios escalones por encima, más precisamente en un 22 por ciento.

Así las cosas, de acuerdo con especialistas consultados por iProfesional.com, el Gobierno no usaría tanto al dólar como "ancla" para controlar el avance de la inflación sino, más bien, estaría acercando la tasa de devaluación a la suba de precios, a fin de contrarrestar la pérdida de competitividad externa.

En definitiva, la devaluación ganará varios puntos sobre la tasa de interés, que hoy ronda el 15%, lo que animará a los ahorristas a salir de sus plazos fijos para dolarizar, bajo diferentes formas, sus respectivas carteras.

En tanto, tras los dichos del funcionario, en el Rofex -el mercado de futuros con sede en Rosario que funciona como un "termómetro" para ver qué piensan los inversores sobre variables tales como el tipo de cambio oficial- el billete verde a diciembre de 2013 hoy ya cotiza casi al "dólar Moreno" de $6. 

Bonos atados al dólarPara quienes opten por ingresar al circuito del blue, la cuestión clave es, además de la evolución del precio de la divisa oficial, la brecha que los separa. En la actualidad, esta última se encuentra en el 60%, aunque algunos analistas sostienen que podría reducirse a cerca de un 40 por ciento.

Pero recurrir al circuito ilegal no es la única opción para dolarizarse.

De hecho, desde hace un tiempo, vienen pisando fuerte y con muy buena repercusión los denominados bonos "dólar linked" que se adquieren a través de bancos y agentes de bolsa y se ajustan en función de la evolución de la divisa fijada por el Banco Central.

Es decir, son títulos que se compran en pesos y pagan una tasa igual a la suba del oficial más un adicional, que en general va del 3% al 9% por ciento.

A modo de ejemplo, si la divisa estadounidense aumenta 15% en un año y el spread (que se especifica en la emisión del bono) es de un 5%, el propietario del título recibirá un beneficio del 20 por ciento.

El gran secreto por el que resultan tan atractivos es que permiten al inversor cubrirse de la devaluación oficial, sea ésta cual fuere. De esta forma, cuanto más sube el dólar, más pagan.

Es por eso que al vaticinar el funcionario un valor a $6, que implica una devaluación del 22%, y, si a esto se le suma el plus cercano al 7% que ofrecen estos títulos, los inversores hacen cuentas y ven que una renta cercana al 29% no les viene nada mal.  

"En la jerga de mercado se denomina ´dólar linked´ a cualquier instrumento financiero cuyo valor esté atado a la variación del tipo de cambio oficial pero donde los cobros y pagos son en pesos", explica Wenceslao F. J. Schimmel, de Rosario Finanzas. 

"De esta forma, el inversor se asegura obtener un rendimiento positivo en dólares, ya que la tasa de interés que se paga se calcula en función del tipo de cambio del mismo día en el que se abona", agrega el experto.

Para realizar las suscripciones de estos instrumentos y luego estimar los pagos de amortización y renta, en general se utiliza como referencia el valor del billete verde en el Banco de la Nación Argentina o el que publica diariamente el Banco Central.

La aparición de estos bonos se produjo de la mano del endurecimiento de las restricciones que iban imponiendo tanto la AFIP como el BCRA en el mercado cambiario.

Por el lado de la oferta, varios emisores, públicos y privados, optaron por esta forma de financiarse concientes del interés que generan estos títulos a inversores. "Los bonos vinculados al dólar fueron los preferidos por los inversores durante 2012 y lo van a seguir siendo en 2013", confirman desde Puente."Existe una gran demanda en el mercado, porque se trata de una inversión en pesos, pero que viene a ser una forma de comprar el equivalente en dólares de manera legal", asiente Néstor Fernández, portfolio manager del fondo Megainver.

"Entre los gobiernos que eligieron esta herramienta se encuentran Buenos Aires, Córdoba y Ciudad Autónoma de Buenos Aires como los principales. En tanto, entre las empresas y sólo por citar algunas de las más recientes, están IMPSA, Molinos Río de la Plata, IRSA, Cresud, Don Mario y muchas más", afirma Schimmel.

Papeles rendidoresCon respecto al rendimiento que puede obtener un inversor con este tipo de activos, vale aclarar que el mismo varía en función del riesgo del emisor y de la extensión del bono.

En la suscripción inicial para títulos provinciales, se observaron spreads de entre el 7% y el 9,25%. Mientras que, para el caso de las empresas, éstos se ubicaron entre el 4 y el 9 por ciento.

Por lo tanto, si se cumplen las proyecciones de Moreno, aquel inversor que se volcó a este tipo de activos a principios de año obtendría un retorno cuyo piso sería cercano al 29% anual. Todo ello sin necesidad de tener que recurrir al mercado paralelo.

Aunque no todo es perfecto. Según Schimmel, "cabe una reflexión acerca de la liquidez. Si bien el mercado ha ido creciendo vertiginosamente, el tamaño de algunas de las emisiones no es aún lo suficientemente grande como para generar una plaza secundaria líquida".

"Por ello, el inversor debe estar prevenido si compra uno de estos activos, ya que podría verse obligado a mantenerlos en cartera hasta su vencimiento, para no correr el riesgo de afectar demasiado su precio, si desea venderlos antes de tiempo", advierte el experto.

No obstante, en los últimos meses, el mercado dio una respuesta a este punto. Lo hizo a partir de la creación y puesta en marcha de varios fondos comunes de inversión que comenzaron a incorporar a estos bonos "dólar linked" en sus respectivas carteras.

De esta manera, es posible no solo diversificar las tenencias sino también evitar quedar prisionero de alguna situación puntual de iliquidez.

Desde Puente, su Portofolio manager Agustín Trella, sostiene que este tipo de bonos conforma más de un tercio de su cartera ideal. "En particular los emitidos por la Ciudad de Buenos Aires y provincias como Buenos Aires y Córdoba", puntualiza.

"El motivo de nuestra elección radica en sus principales atributos, que son su corto plazo (en general, con lapsos menores a un año) y que presentan mucha demanda en plaza".

En la misma línea, desde el Rofex opinan que estos papeles "son recomendables, ya que vienen a ser una de las pocas alternativas que le dan pelea a la inflación".

Si bien Rubén Pasquali, analista de mercados de Mayoral, afirma que los bonos provinciales tienen un riesgo mayor que los nacionales, también sostiene que no los dejaría de lado, pues considera que "el Gobierno acelerará la tasa devaluatoria, algo que es compartido por la mayoría de los expertos, que esperan un alza del billete verde oficial para este 2013 a partir del 20% anual".

Pasquali pone como ejemplo a los títulos de la provincia de Buenos Aires: "Se puede entrar con poca plata y pagan un 9% por encima de la devaluación oficial. Abonan sus rentas ahora en febrero y en agosto de este año".

Y agrega: "Es una inversión conservadora porque es a corto plazo. El mínimo a comprar ronda los 5.500 pesos".

En tanto, Paula Pemrou, directora de Portfolio Personal, coincide con sus colegas al decir que "son una opción conservadora y pagan tasas de alrededor del 25%. Entre ellos, recomendamos los de la Provincia de Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires y Córdoba".

Los expertos recalcan que, en general, todos son bonos de corto plazo ya que el más "extenso" vence en junio de 2014.

En este contexto, el hecho de que estos títulos se cancelen en un lapso breve de tiempo, sumado al "dólar Moreno" a $6, hace que cada vez más inversores se vuelquen a esta alternativa para hacer rendir más su dinero.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.