Cardenal Jorge Mejía: "El papado es un gran peso para cualquiera"

ROMA (De nuestra corresponsal).- El papado se ha convertido en un enorme peso para cualquier ser humano, incluso joven y con fuerzas."

Así opina el cardenal argentino Jorge Mejía, bibliotecario y archivista emérito de la Santa Sede, ex compañero de estudios de Juan Pablo II y eximio biblista, que ayer, en diálogo con LA NACION, no ocultó que también se sorprendió con la inesperada renuncia de Benedicto XVI .

Mejía, que cumplió recientemente 90 años y hoy participará de la celebración de imposición de las cenizas en la Basílica de San Pedro , uno de los últimos actos públicos de Benedicto XVI, no estuvo anteayer en el Vaticano cuando el Papa hizo el histórico anuncio de renuncia, al término de un consistorio para la canonización de algunos beatos. "Había decidido no ir porque no era indispensable; no podía saber lo que iba a pasar", dijo el cardenal.

Mejía recibió la noticia-bomba de boca de su secretario privado, Luis, mientras trabajaba en su escritorio en su último libro. "Entonces fui a la capilla a rezar, que es lo que me parecía que había que hacer", detalló.

-¿Como evalúa este gesto del Papa?

-Está bien, es coherente. Él dice que su salud no alcanza, no basta... Si él dice que sus fuerzas no le alcanzan por las tremendas exigencias del pontificado, está muy bien, hizo muy bien en renunciar. Admiro su humildad, reconocer eso y su valor, su coraje de presentar esto al mundo.

-¿Qué va a significar para la Iglesia? ¿Esto cambia el papado?

-No, ha habido otras renuncias...

-Pero ésta es una renuncia después de 600 años... ¿No rompe el tabú del papado vitalicio?

-No, como explicó muy bien el padre Lombardi [vocero de la Santa Sede], el canon de derecho canónico indica que es posible una renuncia.

-¿Podemos decir que la renuncia es un gesto innovador, que marca un antes y un después?

-Innovador no diría... Es un gesto inesperado, nada más. Pero está a la altura de lo que el Papa es. Es la conciencia de él y entonces, rezando, respondió a eso, a su conciencia. A mí me impresionó mucho la frase alemana de la señora [Angela] Merkel, creo que es lo mejor que se ha dicho, que se limitó a decir "mut und demut", que quiere decir "coraje y humildad".

-¿Para usted pesaron los escándalos del año pasado, el VatiLeaks , la traición del mayordomo, episodios muy duros?

-Puede ser... Lo que pasa es que el papado se ha convertido, y eso es verdad, en un enorme peso para cualquier ser humano, incluso joven y con fuerzas. Porque implica recibir infinita gente, viajar de una parte a otra del mundo, presidir reuniones complicadas dentro y fuera del Vaticano, escribir cosas que valgan la pena, que son las encíclicas, por ejemplo, tomar decisiones muy difíciles... Y uno se pregunta qué resistencia humana requiere eso. Y uno comprende que, de repente, si uno tiene 86 años, como cumplirá el Papa, alguna resistencia ceda. Y uno dice "Yo no puedo más, no estaría ya más a la altura, tengan piedad de mí y yo me voy"...

-Muchos fieles quedaron descolocados, pensando sobre todo en Juan Pablo II, que aguantó hasta el final... ¿Usted qué piensa?

-Que tenía otra manera de ver la cosa. Juan Pablo II hizo viajes al final en los que recuerdo que hubo momentos en que no podía hablar ante algún presidente y tuvo que tomar la palabra el secretario de Estado... Muy bien. Este papa pensó que era mejor no llegar a una situación así, aunque él no tiene, parece, ninguna enfermedad seria. El Concilio Vaticano II dice en un momento dado, a propósito de la renuncia de los obispos, que la vejez equivale a una enfermedad, algo de lo cual yo soy testigo, porque a mí me cuesta caminar, por ejemplo [risas].

-Usted, como todos los cardenales, a partir del 1 °de marzo participará de las congregaciones generales en las que se discute la situación de la Iglesia. ¿Cuáles son los desafíos que enfrenta?

-El primer desafío es el descenso de la fe y de la práctica religiosa en todas partes. Otro desafío son las vocaciones que disminuyen, y otro desafío es la tremenda dificultad que supone el ejercicio del pontificado. Porque uno se pregunta qué persona humana está en condiciones de aguantar semejante estrés, como se dice ahora. Pero ya es así y seguirá siendo así. No era así antes. Pío XI hizo un gran pontificado, pero nunca viajó a ninguna parte. Ahora, además de las cosas internas, que son siempre muy serias, están los viajes, grandes concentraciones de gente, como los chicos en las Jornadas Mundiales de la Juventud, las familias en Milán... ¿Qué persona de más de 80 años aguanta todo eso, encima una semana tras la otra? Eso es otro problema.

-Hay dos cardenales argentinos mencionados como papables: Sandri y Bergoglio. ¿Llegó la hora del papa argentino?

-En eso no me puedo pronunciar... No sé, los dos valen mucho.

Curiosidades de un anuncio histórico

Pequeños hechos destacados vinculados a la renuncia del Papa

El anillo será destruido

El Anillo de Pescador, que se entrega a todo papa al inicio de su pontificado, "será probablemente destruido" tras la renuncia de Benedicto XVI, dijo el vocero del Vaticano, Federico Lombardi. "Los objetos vinculados directamente con su misión petrina tienen que ser destruidos", explicó.

El ex mayordomo, apenado

Paolo Gabrielle, el ex mayordomo de Benedicto XVI condenado por el "VatiLeaks", está "apenado" por la renuncia del Papa, que le concedió su perdón. Así lo informó su amigo Peter Orlandi; según él, Gabrielle "todavía se siente atado al Papa" y se mostró "sorprendido" por su renuncia

La historia detrás del rayo

La foto del rayo que cae sobre la cúpula de San Pedro horas después de la renuncia del Papa, que arrasó ayer en la Web, pertenece al fotógrafo Alessandro Di Meo, de la agencia ANSA. Muchos dudaron de su autenticidad, pero Di Meo dijo que la logró con "terquedad y suerte"

62

Cardenales europeos, miembros del cónclave

Pese a que muchos latinoamericanos ansían la llegada de un papa de la región, que alberga al 42% de los católicos del mundo, los números del desproporcionado cónclave siguen privilegiando a Europa: de un total de 118 cardenales, 62 son europeos, quienes -se especula- favorecerían la elección de uno de ellos

GEORG RATZINGER

Hermano de Benedicto XVIProfesión: sacerdoteEdad: 89 añosNacionalidad: alemán


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.