Brasil acusa a la Argentina de trabar el comercio bilateral

RÍO DE JANEIRO.- Pocos días antes de que la presidenta Dilma Rousseff encabece la delegación brasileña que participará de la conferencia anual de la Unión Industrial Argentina (UIA), el ministro de Economía de Brasil, Guido Mantega, reavivó el conflicto comercial entre ambos socios del Mercosur y acusó a la Argentina de poner barreras a los productos brasileños.

"Tenemos problemas con algunos socios comerciales, por ejemplo, la Argentina. Ellos trabaron nuestro comercio bilateral, que es un comercio importante, y eso está reduciendo principalmente la exportación de manufacturados", destacó Mantega durante el foro anual de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), en San Pablo.Según el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, en los primeros diez meses de este año las exportaciones brasileñas a la Argentina se redujeron un 20,8%. Tan sólo en octubre, la caída fue del 25,8 por ciento.

"Vamos a trabajar para ver si logramos destrabar esa relación con la Argentina y con otros países de América del Sur", apuntó el ministro, que no integrará la comitiva brasileña que irá la semana próxima a la Argentina.

La conferencia anual de la UIA se realizará el 27 y el 28 de este mes en el hotel Sofitel de Los Cardales, provincia de Buenos Aires, y además de la presidenta Rousseff está planeado que la acompañen los ministros de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota; de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel; y de Minas y Energía, Edison Lobão. Ante las dificultades económicas que atraviesa la Argentina y el déficit de US$ 5804 millones que presentó para nuestro país la balanza comercial bilateral el año pasado, cuando el intercambio llegó a casi US$ 40.000 millones, Brasil ha intentado ayudar a reducir la diferencia a través de rondas de negocios en San Pablo para que las empresas argentinas de diversos sectores puedan vender más en este país.

Sin embargo, en el gobierno brasileño hay gran frustración y disgusto porque la Argentina ha dejado de comprar productos brasileños a favor de los mismos de otros países, principalmente asiáticos.

"Entendemos cuando un país necesita reducir sus importaciones para proteger sus industrias. Lo que no podemos admitir es que eso ocurra con productos brasileños mientras las importaciones de otros mercados crecen", había señalado la semana pasada la secretaria de Comercio Exterior brasileña, Tatiana Prazeres. Ella misma se reunió a principios de este mes con el secretario de Comercio Interior argentino, Guillermo Moreno, y le resaltó que Brasil consideraba injustificadas las trabas que seguía levantando la Argentina frente a los productos brasileños, con el caso más reciente de barreras a la carne de cerdo.

La situación se complica aún más con la lenta, pero constante apreciación del dólar frente al real. La moneda estadounidense, que venía de estar durante casi cuatro meses estable a unos 2 reales, comenzó a aumentar su precio y ayer llegó a cotizar a 2,10 unidades para luego cerrar a 2,08 reales después de una intervención del Banco Central en el mercado. Y los empresarios exportadores brasileños presionan para que el tipo de cambio fluctuante se establezca aún más arriba, un escenario muy probable que sería más perjudicial para la Argentina y su comercio.

"El cambio estaba a 1,60 reales (el año pasado), y nosotros creíamos que tenía que llegar por lo menos a 2. Llegó a 2 reales y ahora creemos que tiene que llegar a 2,40", señaló ayer el presidente de la CNI, Robson Braga Andrade, en la conferencia con Mantega.

Para el ministro de Economía, el nuevo nivel de tipo de cambio "vino para quedarse" y ya se está viendo un repunte en las exportaciones brasileñas, impulsadas también por las medidas de estímulo industrial que viene lanzando el gobierno desde el año pasado para enfrentar el negativo panorama mundial, y la reducción en la tasa de interés, que el año pasado estaba en 12% y ahora el Banco Central bajó a un 7,25 por ciento.

"Cuando mejore (la situación internacional), ahí el cambio va a mostrar su eficiencia", apuntó Mantega.

"Osaría decir que estamos practicando una nueva matriz macroeconómica, que significa una política monetaria donde el control de la inflación se da con intereses más bajos. Brasil estaba viciado en tipos de interés altos y un cambio valorizado. Existe un período de transición, de adaptación de la economía para esas condiciones. Es la desintoxicación de los intereses altos. Vamos a pasar de la ganancia financiera a la productiva", agregó el funcionario, para quien la recuperación se notará en los primeros meses del próximo año, y espera cerrar 2013 con un crecimiento del PBI en torno al 4 por ciento.

Dixit

  • "Vamos a trabajar a ver si logramos destrabar la relación con la Argentina"
    Guido Mantega

Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribe el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debe activar los cookies de su explorador para ver sus citas más recientes.
 
Inicia sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.